24 de abril de 2024

Alopecia androgenética en mujeres

La caída del cabello es un problema que afecta a gran parte de la población, y en un gran porcentaje de casos desencadena una calvicie. Lo habitual es que se trate de lo que se conoce como una alopecia androgenética o androgénica y, aunque exista una mayor incidencia en los hombres, también existen casos de alopecia androgenética en mujeres. En estos casos, el pelo que cae no vuelve a crecer, generando zonas con falta de densidad capilar o calvicie. Es por esto que conocer los síntomas, junto con un diagnóstico precoz y el inicio de tratamiento médico, es importante para frenar a tiempo el avance de esta enfermedad y evitar un impacto visual mayor.

Icono de revisado

REVISADO POR COMITÉ MÉDICO

Caso de alopecia androgenética en mujeres

¿Qué es la alopecia androgenética en mujeres?

La alopecia androgenética es considerada una enfermedad crónica por la Organización Mundial de la Salud (OMS) Se trata de un tipo de alopecia hormonal con un fuerte componente genético, es decir, muchas de las mujeres con alopecia androgenética tienen una predisposición genética a desarrollarla. Tiene una mayor incidencia en los hombres, llegando a afectar a alrededor del 60% de la población; mientras que la alopecia androgenética en mujeres se da en menor medida, aunque de forma significativa, estimando que cerca del 25% de las mujeres la padecen. Normalmente ocurre en mujeres postmenopáusicas o después de dar a luz, aunque los síntomas pueden desarrollarse a cualquier edad.

La alopecia androgenética en las mujeres provoca la caída irreversible del cabello y ocurre por un desajuste hormonal. Concretamente, la enzima 5 alfa reductasa sintetiza la testosterona, hormona sexual masculina también presente en las mujeres, convirtiéndola en lo que se conoce como dihidrotestosterona. Es ésta la que, por error, ataca los folículos pilosos provocando su atrofiamiento y posterior caída, generando calvicie.

Síntomas de la alopecia androgenética en la mujer

Esta enfermedad no tiene cura como tal, pero sí existen tratamientos médicos efectivos para frenar su avance. Es por esto que reconocer los síntomas de manera precoz y ponerse en manos de profesionales es crucial para evitar que la calvicie sea más generalizada.

Mayor caída del pelo

Es normal y completamente natural que el pelo se caiga. En concreto, el cabello se cae una media de 100 pelos diarios debido al propio ciclo de vida del pelo. En este sentido, el pelo entra en su fase telógena y se desprende, pero el folículo piloso se mantiene, por lo que saldrá otro cabello. No obstante, cuando la caída del pelo se agrava y notamos que se desprenden muchos más cabellos, puede ser síntoma de una alopecia androgénica.

Pelo más fino

La dihidrotestosterona atrofia los folículos pilosos, lo que genera lo que se conoce como miniaturización del pelo. Es decir, el pelo comienza a volverse más fino hasta que termina por desaparecer. En caso de notar un adelgazamiento del cabello, notable en coletas o trenzas, se recomienda consultar con un experto.

Pérdida de densidad capilar

Si la caída del pelo acompaña con pérdida de densidad, es decir, notamos que no tenemos tanto pelo como antes, e incluso algunas zonas comienzan a clarear, es un síntoma de alopecia androgenética femenina. La falta de densidad en caso de alopecia androgenética en mujeres suele darse de manera difusa por todo el cuero cabelludo, aunque tiene una mayor incidencia en la raya del pelo volviéndola más ancha y en los temporales. Este es un indicio importante, y deberemos ponernos en manos de profesionales.

Zonas sin pelo

El síntoma más evidente de alopecia androgénica es la calvicie. Mientras que en el hombre es más localizada en la zona de las entradas y coronilla, en la mujer se da de manera más difusa. La calvicie será visible, sobre todo, en la raya del pelo y temporales normalmente, aunque con una falta de densidad por todo el cuero cabelludo. Ante estos síntomas, es altamente recomendable consultar con un experto. 

Diagnóstico médico de una mujer con alopecia androgenética

Tratamientos para la alopecia androgenética en mujeres

La alopecia androgénica es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero sí tratamiento para frenar sus síntomas. El tratamiento médico se ajusta a cada paciente en función de su grado de alopecia, el cual se mide con la escala Ludwig, estado del cuero cabelludo y salud general de la paciente, entre otros. Además, al tratarse de fármacos, es imprescindible la valoración y prescripción médica de los mismos, por lo que es importante acudir a una clínica capilar especializada para comenzar un seguimiento médico de la alopecia.

Fármacos orales

Aunque siempre dependerá del criterio médico, lo habitual es que se combine el uso de dos fármacos orales. En primer lugar, se emplea el Minoxidil. Se trata de un vasodilatador que mejora la llegada de nutrientes y oxígeno a los folículos pilosos, engrosando el cabello y tratando la miniaturización del pelo propia de la alopecia androgenética y reduciendo la caída. Con este fármaco, el pelo se verá más fuerte, grueso y con mayor densidad capilar.

Por otro lado, se recomienda el empleo de Finasteride o Dutasteride, según criterio médico. Se trata de dos antiandrógenos que inhiben la acción de la dihidrotestosterona, frenando la caída del cabello y por lo tanto el avance de la alopecia androgenética.

Tratamientos capilares infiltrados

Otra opción para combatir la alopecia androgenética en mujeres es recurrir a tratamientos infiltrados en clínicas capilares especializadas. Concretamente, son 2 los tratamientos altamente beneficiosos para cuidar el pelo y frenar la caída en casos de alopecia androgenética en mujeres.

Por un lado, la mesoterapia capilar. Se trata de infiltraciones en el cuero cabelludo de vitaminas, péptidos y fármacos adaptados al paciente, concretamente el Dutasteride. Este tratamiento frena la caída del cabello, mejora la calidad y fomenta su crecimiento.

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP), por otro lado, es otro tratamiento capilar altamente efectivo para frenar la caída del cabello. Consiste en extraer una pequeña cantidad de sangre del paciente y someterla a un proceso de centrifugado, obteniendo así el plasma enriquecido con factores de crecimiento de la propia sangre. Este plasma se inyecta por todo el cuero cabelludo estimulando el correcto funcionamiento de los folículos pilosos y fomentando la regeneración de tejidos.

Injerto capilar: ¿Es viable en la mujer?

Los tratamientos capilares, así como los fármacos mencionados anteriormente, frenan el avance de la alopecia androgenética en la mujer pero no harán que vuelva a crecer pelo donde dejó de crecer de manera natural. Para volver a tener pelo en las zonas donde hubo pérdida folicular, la única forma es recurrir al injerto capilar.

A diferencia de lo que se puede pensar, el injerto capilar también está enfocado para la mujer, y no sólo para el hombre. Es una técnica que ofrece muy buenos resultados también en pacientes mujeres con alopecia androgenética.

Se trata de una cirugía ambulatoria, poco invasiva, que consiste en extraer folículos pilosos sanos de la zona donante e implantarlos en el área afectada por la alopecia. Los resultados de esta técnica se aprecian de manera definitiva una vez transcurrido el primer año desde la cirugía, aunque a los 6 meses ya se pueden apreciar los primeros cambios.

Tratamiento de mesoterapia capilar

¿Notas caída del pelo? Ponte en manos de profesionales médicos

Ante los primeros síntomas de alopecia es fundamental acudir a una clínica capilar especializada para frenar su avance cuanto antes. En Hospital Capilar encontrarás un equipo de profesionales altamente experimentados que recomendarán lo más efectivo para tu caso en particular. Solicita tu diagnóstico médico SIN coste y cuida tu cabello.

SOLICITA TU VALORACIÓN MÉDICA GRATUITA

Al enviar el formulario aceptas la política de privacidad

🌐