Paciente joven con calvicie prematura antes y después de su injerto capilar
5 de octubre de 2023

Calvicie prematura: ¿Cómo combatirla?

La calvicie prematura es una condición a la que muchas personas tienen que hacerle frente. La alopecia en la juventud afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque sí es cierto que existe una mayor cantidad de varones con calvicie entorno a los 20 años de edad. Reconocer de manera temprana los síntomas de una alopecia cuando somos jóvenes es fundamental para ponerle una solución antes de que el impacto visual sea mayor.

Desde Hospital Capilar, clínica capilar en España especializada en injerto capilar FUE, te contamos todo lo que debes conocer sobre la calvicie prematura: por qué surge, cómo identificarla y qué debemos hacer para combatirla.

¿Qué entendemos por calvicie prematura?

Entendemos por calvicie prematura la condición que experimentan personas jóvenes de edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, aproximadamente, en la que el pelo comienza a caer a causa de un tipo de alopecia. Según los médicos de Hospital Capilar, lo habitual es que se trate de lo que se conoce como alopecia androgenética. En estos casos, el pelo que se desprende no vuelve a crecer generando falta de densidad y zonas calvas, lo que suele conllevar grandes complejos y faltas de autoestima entre los jóvenes. Esto se debe a una alteración hormonal anormal en la que la enzima 5 alfa reductasa convierte la testosterona en Dihidrotestosterona. Esta hormona ataca los folículos pilosos provocando la miniaturización del pelo y la posterior destrucción folicular, haciendo que el pelo que caiga no vuelva a crecer de forma natural.

Los síntomas de calvicie prematura pueden variar en función del tipo y grado de alopecia del paciente. Identificar una alopecia a tiempo es clave para tratarla a tiempo y evitar que la calvicie avance.

Retroceso de la línea frontal

Uno de los primeros síntomas de una alopecia androgenética en hombres es el retroceso de la línea frontal. El cabello comienza a caerse de la zona frontal y la frente comienza a hacerse más amplia.

Aparición de entradas

Este retroceso de la línea frontal continúa con la aparición de entradas. Cuando las entradas se hacen visibles es cuando solemos darnos cuenta de que estamos sufriendo calvicie prematura y buscamos una solución. Este patrón de caída que comienza en la parte frontal y continúa en entradas es característico de la alopecia androgénica.

Falta de pelo en la coronilla

El avance de la alopecia androgenética continúa en hombres afectando a la zona de la coronilla. La coronilla comienza a clarear y a volverse más ancha, lo que muestra evidentes signos de calvicie prematura.

Ensanchamiento de la raya del pelo

Mientras que en el hombre la alopecia androgenética prematura afecta sobre todo a entradas y coronilla, el patrón de caída capilar en la mujer es distinto. La mujer también es susceptible de sufrir este tipo de alopecia hormonal, pero la caída del cabello se da de forma difusa. Por lo tanto, la mujer nota una falta de densidad general y, además, la raya del pelo más ancha. El ensanchamiento de la raya del pelo es el principal síntoma de calvicie prematura en la mujer.

Causas de la calvicie prematura

Una caída del pelo entre los jóvenes puede darse por múltiples factores que comentamos a continuación. Identificar el origen de la pérdida capilar es clave para aplicar el tratamiento más conveniente, sobre todo al comienzo de la calvicie prematura.

Herencia genética

La alopecia androgenética, la cual es la más habitual en cuanto a calvicie prematura se refiere, tiene un fuerte componente genético. Si disponemos de antecedentes familiares con este tipo de alopecia, es muy probable que esa calvicie prematura haya sido heredada.

Desajuste hormonal

Como hemos comentado anteriormente, la alopecia androgénica se debe a una alteración hormonal. Un exceso en la actividad de la enzima 5 alfa reductasa sobre la testosterona puede generar calvicie prematura en forma de alopecia androgenética.

Estrés

El estrés es uno de los factores más comunes que generan caída del cabello. Sin embargo, la caída del pelo por estrés es temporal y no suelen aparecer zonas calvas en el cuero cabelludo, ya que se manifiesta en forma de efluvio telógeno. El pelo que cae en estos casos vuelve a crecer, aunque sí es cierto que los pacientes con este tipo de caída experimentan una pérdida capilar muy aguda en poco tiempo. La caída del pelo por estrés, por lo tanto, no suele generar calvicie prematura como tal pero sí una pérdida de densidad considerable debido al aumento de los niveles de cortisol en el organismo.

Por otro lado, vivir fuertes episodios de estrés puede despertar una alopecia latente. Si el paciente tiene predisposición a sufrir una alopecia areata, un alto nivel de estrés acelerará la caída capilar.

Mala alimentación

La alimentación es clave para cuidar del cabello, y cuando no se cuida podemos experimentar una caída del pelo por déficits nutricionales. Los folículos pilosos necesitan de ciertos nutrientes para funcionar correctamente y para mantener el cabello en las mejores condiciones. Cuando esos nutrientes no llegan o son insuficientes, el folículo se debilita y el pelo cae. Es por esto que resulta clave seguir una dieta equilibrada donde incorporemos verduras, frutas, pescados, carnes rojas y legumbres, entre otros.

Enfermedades subyacentes

Algunas enfermedades como la anemia, la enfermedad de Crohn u otras que requieran de tratamientos agresivos, como tratamientos de quimioterapia, afectan negativamente a la salud capilar.

Calvicie prematura: solución

Dar con una solución efectiva ante los primeros signos de calvicie prematura es fundamental para evitar un impacto visual mayor. Para ello, es importante acudir a una clínica capilar especializada para realizar un diagnóstico médico. De esta forma nos pondremos en manos de expertos, los cuales recomendarán el tratamiento más eficaz en cada caso.

Fármacos orales

La alopecia androgenética es una enfermedad que actualmente no tiene una cura como tal, pero sí existen determinados fármacos que neutralizan sus efectos y con los que se consigue frenar la caída del cabello. Concretamente, es el Finasteride el antiandrógeno que neutraliza la acción de la Dihidrotestosterona y frena la pérdida capilar. Además, también es muy recomendado compaginarlo con Minoxidil, un vasodilatador que engrosa el cabello y favorece la llegada de nutrientes a los folículos pilosos.

PRP capilar

El PRP capilar, o Plasma Rico en Plaquetas, es otro de los tratamientos capilares más demandados en la actualidad para frenar la caída del pelo y tratar la calvicie prematura. Consiste en una extracción de sangre del paciente, la cual se centrifuga obteniendo el plasma enriquecido, el cual se inyecta en el cuero cabelludo de forma subdérmica. Este tratamiento capilar fomenta la regeneración capilar, ayuda en el crecimiento del pelo y lo mantiene en las mejores condiciones.

Mesoterapia capilar

La mesoterapia capilar es un tratamiento clave sobre todo en aquellos pacientes que prefieren no tomar fármacos orales para frenar la alopecia. Mediante un cóctel de vitaminas y Dutasteride inyectado en el cuero cabelludo cada ciertos meses, se frena el avance de la calvicie prematura.

Injerto capilar, el único método para recuperar el pelo perdido

Estos tratamientos capilares mencionados están orientados a frenar la caída del pelo. Sin embargo, no harán en ningún caso que vuelva a crecer pelo donde dejó de crecer de manera natural por haberse desprendido el folículo. El único método por el cual es posible recuperar el pelo que ha caído por una alopecia es con el injerto capilar FUE.

Cirugía de injerto capilar en Hospital Capilar Madrid

Frena la alopecia en Hospital Capilar

En Hospital Capilar disponemos de los tratamientos capilares más efectivos para frenar el avance de la alopecia. Además, somos expertos en injerto capilar en Madrid, Murcia y Pontevedra. Solicita tu diagnóstico médico sin coste ni compromiso y ponte en las mejores manos. 

🌐

SOLICITA TU DIAGNÓSTICO

Al enviar el formulario aceptas la política de privacidad